Facebook Twitter Google +1     Admin


El andurrial de Espuma

Bienvenidos a todos los que quieran darse un baño de burbujas literarias.

Temas

Enlaces

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2014.

Adivina, adivina

20140808165104-adivinanzas3.jpg

ADIVINANZAS CANARIAS que parecen lujuriosas pero son muy decorosas. Y si no las averiguas por ser una mal pensada y, alterada, te santiguas, verás debajo respuesta.  Al canario el desparpajo, la broma, risa y la fiesta.Lengua fuera

 

Una cuarta más o menos,
y más si pudiera ser
que se estira y que se encoge,
y le gusta a la mujerSorprendido
Eso que es, adivina, eso que es

Adivínalo, Adivínalo.

(Es el abanico) ¿Qué creías que era?Guiño

 

 

Las damas y damiselas,
señoras y señoritas,
se la meten estirada
la sacan encogidita,Vergüenza
Eso que es, adivina, eso que esSorprendido

Adivínalo, Adivínalo

(Es la media) ¿Qué pensaste picarona?Todo bien

 

Yo me monto sobre de ella
ella se me remenea,
yo me llevo todo el gusto
y a ella la leche le queda,VergüenzaSorprendido
Eso que es, adivina, eso que es


Adivínalo, adivínalo.

(Es la higuera) ¡uy! ¿y tú qué creías?Sonrisa

 

Toda la noche la pasa,
con el agujero abierto,
esperando que le metan
un cacho de carne dentro. Vergüenza
Eso que es, adivina, eso que es
Adivínalo, adívinalo. 


(Es el zapato) ¡mal pensada! Todo bien

 

El gusto, sabroso gusto,
el gusto de una mujer,
por una mujer el gusto
media carne sin coser. VergüenzaSorprendido
Eso que es, adivina, eso que es,
Adivínalo, adivínalo 



(Es el dedal) ¿a qué pensaste que era otra cosita?Risa

 

Beso 

Segismunda gemebunda añora tiempos de otrora

20140811133048-ripiosas-2.jpg

¿Dónde estará Sisebuta?Llora

¿Y dónde la Cunegunda?Llora

Aunque la primera es brutaIndeciso

e insolente la segunda,Guiño

y me vuelven tuturuta,

y me ponen furibundaEnfadado

¡Verlas yo quiero en mi ruta!

con esa rima jocunda,

con esa gracia absoluta,Todo bien

con la candonga profunda

y con su sandunga astuta.

¿Dónde estará sor Ramona,Indeciso 

 la abadesa sin decoro?Beso

¿Dónde estará esa persona

que rimando era un tesoro?Dinero boca

descocada sí, y burlona,

¡Sin enaguas! ¡Uy, me azoro! Vergüenza

chichi la aire ¡uy, perdona! Sorprendido

¡Es que tanto las añoro! Triste

Cuando me pongo glotona,

cuando voy al inodoro,

si estoy mustia o estoy tristona,Llora

cuando veo un meteoro,

si el laxante no funciona, Sellado

si me enojo o me acaloro,

si el rexona me abandona, Triste

si oigo un pedo sonoro,Sorprendido

cuando yo estoy socarrona,Pie en la boca

si chismorreo o peroro,

cuando me pongo meonaTodo bien

¡Y si me río! ¡Y si lloro!Risa Llora

 

¡Dónde estarán mis poetas, Indeciso

cerriles,  desvergonzadas,

frescas, tontas, majaretas,Lengua fuera

pelmazas y deslenguadas!

¡Mis mostrencas alcahuetas,

os añoro,  so pesadas!Enfadado


 Llora

 Inocente Guiño

 



Inspiración

20140821133125-escritora.jpg

Eleuterio es feo. Tiene una nariz larga y torcida, le faltan algunos dientes y posee orejas grandes y despegadas. La joroba que carga en su espalda, lo hace además grotesco, aunque quizá sea su mirada bizca lo peor de su anatomía, ya que parece que no te mira cuando le hablas, sino que sus ojos bamboleados van más allá de ti. Eleuterio camina torcido porque sus pequeñas y arqueadas piernas…”

— ¡Bueno, vale ya! ¿Cómo es que soy tan espantoso? ¡Ya estoy harto!

—Calla Eleuterio. Yo soy la escritora y te invento como me da la gana.

— ¡Pues no voy a permitirlo!   

— ¿Ah, no?

— ¡No!

 

Hum… “Eleuterio, además, de tener un físico terriblemente feo, es impertinente, difícil en el trato y…”

— ¿Impertinente? ¡Te aprovechas porque no puedo defenderme, si no ya verías!

“Sin embargo, lo peor de este engendro es que es un psicópata sin corazón; si pudiera sería capaz de matar… ”

— ¿De matar? No soy malo, no lo soy. Tú no podrás hacerme malo. ¡Traidora!

“Y no es sólo su fealdad, su impertinencia y su barbarie la que hace de Eleuterio un hombre terrible, es también díscolo y sedicioso…”

—Está bien, no me quejaré más… al menos, ¿tendré una mujer, una compañera?

“A Eleuterio le rehuyen las mujeres y esto acrecienta su odio, llegando a ser un violador en serie que…”

— Quiero morir, ¡mátame ya!

“Quizá a Eleuterio le habría gustado concluir su vida rápido, dado la aversión que causaba en este mundo cruel, pero no, el destino le tenía asegurada un larga existencia repleta de mortificaciones y tormentos”

 

Fin del capítulo número 852 de la cuarta novela  “La familia Melián” 

 

 

 

 





Archivos


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris