Facebook Twitter Google +1     Admin


El andurrial de Espuma

Bienvenidos a todos los que quieran darse un baño de burbujas literarias.

Temas

Enlaces

Se muestran los artículos pertenecientes a Junio de 2012.



El sueño de una tarde de verano

20120615192147-mosca1.jpg

El bicho restriega sus patas delanteras, luego las traseras, da una vuelta sobre sí misma y observa la suculenta carne blanca que atesora el néctar alimenticio.

La mujer dormita en traje de baño, bajo el sol esplendoroso, sin percatarse de la mirada de  aquellos ojos múltiples.

El insecto está inmóvil, vigilando que la exquisita chicha no se mueva. Frota de nuevo sus patas delanteras, así como un comensal hambriento se fricciona las manos ante una apetitosa pitanza.  El estatismo de la mujer la induce a atacar y con un suave revoloteo alcanza el muslo, blanco y rechoncho. 

La mosca, sutil, se posa y hunde la trompa en las carnes buscando, ansiosa, la sangre caliente.

La mujer sueña; Manuel, su marido, le está diciendo que la deja, que se ha enamorado de otra y ella siente un punzante dolor en el corazón que, súbitamente, le baja hasta el muslo. Mira a Manuel y éste, sarcástico, le guiña un ojo, mientras le susurra que está gorda y manosea uno de sus muslos.

Ella siente desesperación por el  inminente abandono de su marido, y también percibe el dolor de las uñas de Manuel en su muslo. De rebato, su mano sale disparada a la zarpa infame que le hace daño y le lanza un monumental guantazo.

La mujer sigue durmiendo. Ahora sus visiones son más benignas; se agita y suspira con placidez.

La mosca, espachurrada, resalta como un lunar en la blancuzca piel.





Archivos


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris